lunes, 26 de marzo de 2012

Elementos que conforman la lengua castellana.

Esta es una síntesis de las partes de la lengua: palabra, sustantivo, adjetivo, adverbio, preposiciones, conjunciones, pronombres, entre otros. Durante el transcurso del contenido aparecen algunos ejercicios para ser desarrollados. Gracias.


COMPOSICIÓN Y FORMACIÓN DE LAS PALABRAS
El término latino iuvènis evolucionó, a través de los siglos, hasta dar lugar a la palabra española joven. Juventud, jovencita o juvenil son palabras derivadas de ella. ¿Te has preguntado alguna vez cuáles son los procesos que hacen que a partir de una palabra se creen otras? Pues sigue leyendo, porque en este artículo analizaremos los elementos que componen la palabra y los mecanismos para crear nuevos términos.
¿QUÉ ES UNA PALABRA?
La palabra es un conjunto de sonidos articulados, que podemos representar gráficamente con letras, a los que asociamos un significado: árbol, río.
ELEMENTOS QUE COMPONEN UNA PALABRA
La mayor parte de las palabras del español están formadas por un lexema o raíz (buen-os) y unos morfemas (buen-os).
El lexema o raíz nos indica el significado de la palabra y, en ocasiones, su familia léxica. Recuerda: las palabras que tienen la misma raíz y se relacionan en su significado forman parte de la misma familia léxica. Observa la información que nos proporciona el lexema en cada uno de los siguientes ejemplos:
  • Leche: 'líquido blanco que segregan las mamas de las hembras de los mamíferos para alimento de sus crías'. De la misma familia son: leche, lechero, lechera, lechería, lechal.
  • Café: 'bebida que se hace con la semilla del cafeto'. De la misma familia: cafeto, cafetal, cafetería, cafetera, cafeína.
Los morfemas se unen al lexema para complementarlo o modificarlo. Observa para qué nos sirven los morfemas:
  • Aportan una información gramatical de género (masculino o femenino): leona; de número (singular o plural): cintas; de persona: (primera, segunda o tercera): cantaste; de tiempo (presente, pretérito imperfecto...): salimos, etc.
  • Modifican el significado del lexema; en este caso, se denominan prefijos (aparecen delante de este) y sufijos (se colocan detrás): releer, jardinero, acustica.
FORMACIÓN DE LAS PALABRAS
La mayoría de las palabras se han creado a partir de distintos procesos de formación. Los más habituales son los siguientes:
  • Por composición: añadiendo un prefijo a una palabra ya existente: prehistoria, deslenguado; o uniendo dos o más lexemas: limpiaparabrisas (limpiar + parar + brisa), vinagre (vino + agrio).
  • Por derivación: añadiendo un sufijo a un lexema: becario, casucha.
  • Mediante la creación de siglas: palabra formada con las letras iniciales, usadas como abreviatura, de cada una de las palabras que forman un nombre: ONU (Organización de Naciones Unidas), AVE (Alta Velocidad Española).
  • Con acrónimos, palabras formadas por siglas que se refieren a objetos o conceptos como si fueran verdaderas palabras, que se pronuncian silabeando, no deletreando: ovni (objeto volador no identificado), radar (Radio Detection And Ranging).
  • Tomando préstamos lingüísticos: palabras de otros idiomas: aeróbic, anorak.
CLASES DE PALABRAS
Atendiendo al proceso de formación, se pueden distinguir distintos tipos de palabras:
  • Primitiva. No procede de ninguna otra: toro, casa, lona.
  • Derivada. Se ha creado por derivación a partir de una primitiva; de toro: torero, toril, torear, toreo.
  • Simple. Tiene un solo lexema: tela, miel.
  • Compuesta. Consta de dos o más lexemas: malasangre, sacamantecas.
  • Parasintética. Formada por composición y derivación: desarbolado, inaccesible.


PREFIJOS Y SUFIJOS
Los prefijos y los sufijos son unidades léxicas más pequeñas que las palabras, formadas por una serie de sonidos a los que asociamos un significado. Modifican el significado del lexema.
Los prefijos proceden en su mayoría del latín o del griego y anteceden al lexema en la palabra (superpoblado, teledirigido…).
Los sufijos van después del lexema; generalmente proceden también de las lenguas clásicas. A veces, cambian la categoría gramatical de la palabra: aterrizaje (sustantivo) de aterrizar (verbo); suciedad (sustantivo) de sucio (adjetivo).
Algunos prefijos
De origen latino
De origen griego
ex- 'fuera de': excéntrico
a- 'negación': anormal
i- 'negación': ileso
anti- 'opuesto': anticuerpo
mini- 'pequeño': minifalda
bi- 'dos': bicéfalo
multi- 'mucho': multinacional
en- 'dentro de': embotellar
omni- 'todo': omnipotente
epi- 'sobre': epicentro
pre- 'antes de': preclásico
hemi- 'la mitad de': hemiciclo
semi- 'medio': semicírculo
macro- 'grande': macrobiótico
sub- 'bajo': subdesarrollo
micro- 'pequeño': microbús
super- 'sobre': superhombre
pluri- 'varios': pluriempleo
trans- 'al otro lado de': transatlántico
poli- 'varios': polisemia
vice- 'que hace las veces de': vicedirector
tele- 'a distancia': teléfono



Algunos sufijos
De origen latino
De origen griego
-aceo 'semejante a': grisáceo
-algia 'dolor': nostalgia
-aico 'pertenencia': arcaico
-cracia 'poder': democracia
-al 'relación': arrozal
-edro 'cara': romboedro
-ano 'procedencia': segoviano
-fobia 'aversión': claustrofobia
-ble 'posibilidad, capacidad': legible
-fono 'sonido': micrófono
-ero 'oficio': panadero
-itis 'inflamación': faringitis
-forme 'forma': pisciforme
-logía 'estudio de': geología
-miento 'acción y efecto': levantamiento
-metro 'medida': pluviómetro
-voro 'que come': carnívoro
-patía 'sentimiento, dolencia' cardiopatía
EJERCICIOS DE APLICACIÓN

RELACIONE LA SIGLA O ACRONIMO CON LOS SIGNIFICADOS DADOS:

1. ICFES        (   ) Central Unitaria de Trabajadores.

2. UNESCO   (   ) Organizaciones no gubernamentales.

3. PIB            (   )  Zonas Especiales Económicas de Exportación.

4. UNICEF    (   )  Instituto Colombiano para el fomento de la educación superior.

5. ONG          (   )  Instituto de Servicios Varios de Ipiales.

6. ISERVI      (   )  Producto Interno Bruto.

7. FIFA          (   ) Autodefensas unidas de Colombia.

8. CUT           (   ) Ejército de Liberación Nacional.

9. FARC        (   )  Federación Colombiana de Educadores.

10. AUC        (   )  Fondo Monetario Internacional.

11. ELN        (    )  Federación Internacional de Fútbol Asociado.

12. ZEEE      (    )  Sindicato del Magisterio de Nariño.

13. FECODE (   )  Organización de las Naciones Unidas para el desarrollo de la Educación, la Ciencia y la Cultura.

14. SIMANA (   )   Agencia Nacional de la Aeronáutica y el Espacio.

15. FMI         (   )    Fondo de Naciones Unidas para la Infancia.

 

 

ESCRIBA EL SIGNIFICADO DE LAS SIGUIENTES SIGLAS O ACRONIMOS.

OIT, DANE, ICETEX, SIDA, UPAC, FBI, CDT, DIAN, INPEC, SAYCO,  COACREMAT, CORPONARIÑO, OPS, CEDIGRAF, RCN, CARACOL, CEDENAR.

 

RELACIONA LA RAIZ GRIEGA CON SU SIGNIFICADO:

 

1  ANA                         (   )       DOS VECES

2. ANFI                        (   )       DEBAJO

3. HIPO                        (   )       EXCESO

4. HIPER                      (   )       EL MISMO

5. TELE                        (   )       ANIMAL

6. LOGO                      (   )       DOBLE

7. LOGIA                      (   )       LEJOS

8. MANCIA                   (   )       AVERSIÓN

9. FOBIA                      (   )       DOLOR

10. ITIS                        (   )       PODER

11. ALGIA                    (   )       QUE ESTUDIA, QUE HABLA.

12. CRACIA                  (   )       ESTUDIO, TRATADO

13. GENO                    (   )       VIDA

14. FILO                       (   )       ADIVINACIÓN

15. BIOS                      (   )       INFLAMACIÓN

16. GEOS                    (   )       AGUA

17. GENOS                  (   )       AMIGO

18. HEMO                    (   )       NATURALEZA

19. HYDOR                  (   )       QUE PRODUCE

20. HOMOS                  (   )       TIERRA

21. PHYCIS                  (   )       MUCHO

22. ZOON                     (   )       SANGRE

23. POLYS                   (   )       ORIGEN, RAZA

24. SUB                       (   )       DEBAJO DE

25. BIS                         (   )       SEMEJANTE

EL NOMBRE O SUSTANTIVO
Al nacer nos ponen un nombre con el que nos identificamos y al que respondemos cuando nos llaman. Las cosas existen para nosotros porque las podemos nombrar. El nombre o sustantivo sirve para referirnos a las personas, a los animales y a las cosas.
LA FORMA DEL NOMBRE
Un nombre o sustantivo está formado por:
  • un lexema o raíz, que indica su significado;
  • unos morfemas obligatorios: de género (masculino o femenino) y número (singular o plural);
  • unos morfemas optativos: prefijos y sufijos.
Observa los sufijos que forman parte del sustantivo gatitos:
Sufijos del nombre: gatitos
lexema
sufijo diminutivo
morfema de género masculino
morfema de número plural
gat-
-it-
-o-
-s



EL GÉNERO DEL NOMBRE
El género es una marca gramatical que señala si el nombre es masculino o femenino. Delante de un sustantivo masculino pueden aparecer los artículos el y los; delante de un sustantivo femenino, la y las. En los seres animados el género suele coincidir con el sexo de estos.
Para indicar el género del nombre usamos:
Una terminación para el masculino y otra diferente para el femenino:
  • -o/-a: gato-gata, chico-chica.
  • -e/-a: infante-infanta, monje-monja.
  • -ø/-a: colegial-colegiala, león-leona.
Terminaciones especiales para el femenino:
  • -esa: conde-condesa, príncipe-princesa.
  • -isa: sacerdote-sacerdotisa, profeta-profetisa.
  • -ina: gallo-gallina, rey-reina.
  • -triz: actor-actriz, emperador-emperatriz.
Palabras distintas o heterónimos: papá-mamá, hombre-mujer, caballo-yegua.
Sin embargo, a veces la oposición -o/-a no indica género, sino que:
  • Diferencia significados: cochero-cochera, gramático-gramática.
  • Distingue el tamaño o la forma: cuchillo-cuchilla, anillo-anilla, río-ría.
  • Establece una diferencia entre el árbol y su fruto: manzano-manzana, ciruelo-ciruela.
Casos especiales
Un sustantivo puede terminar en -o y no ser masculino: mano, foto, moto, o terminar en -a y no ser femenino: patriarca, papa.
Existen sustantivos que son masculinos o femeninos por etimología, dependiendo de su origen, o por tradición. Así, son masculinos los nombres de los días de la semana, los meses, los colores, los ríos, los lagos, los mares y los océanos, y son femeninos los de las letras, las ciencias o las islas: el martes, el Atlántico; las matemáticas, las Caimán. Estos son otros ejemplos: sabor, aceite, purgante, frutal; pandilla, tribu, amabilidad, timidez.
Algunos sustantivos tienen la misma forma para los dos géneros, por lo que tenemos que diferenciarlos:
  • Añadiendo el artículo el o la: astronauta, mártir, conserje.
  • Empleando, junto al sustantivo, la palabra macho, para el masculino, o hembra, para el femenino, en los nombres epicenos (nombres que, con un solo género gramatical, designan seres de ambos sexos): jilguero, pulga.
Se dice que un nombre es ambiguo cuando se emplea como masculino o como femenino, y, por lo tanto, podemos elegir entre ambas formas: el mar-la mar, el interrogante-la interrogante, el calor-la calor.
Existen sustantivos cuyo significado es diferente dependiendo del artículo que lleven delante: el cólera-la cólera.
Por último, hay que hacer referencia a los nombres colectivos, que son aquellos que, en singular, se refieren a un grupo de cosas, animales o personas: el rebaño, la arboleda, el populacho.
EL NÚMERO DEL NOMBRE
El sustantivo presenta dos números: el singular y el plural.
Utilizamos el singular para referimos a un solo ser o cosa: cachorro, tortuga, tortilla, y el plural, para nombrar a varios: delfines, libros, zapatos.
Los nombres o sustantivos que van precedidos por los artículos el o la son singulares; los que llevan delante los o las son plurales.
Para indicar el número plural de un nombre:
  • Añadimos una -s si el singular termina en vocal: lapicero-lapiceros, sofá-sofás, carne-carnes, capó-capós, menú-menús.
  • Añadimos la terminación -es si el singular termina en consonante: pañal-pañales, balcón-balcones.
Pero hay algunas excepciones:
  • Los sustantivos que en singular terminan eno -ú hacen el plural añadiendo -es: jabalí-jabalíes, rubí-rubíes, bantú-bantúes.
  • Los sustantivos terminados en -s o -x en singular, si su acentuación es llana o esdrújula, no cambian de forma en el plural: el martes-los martes, la crisis-las crisis, el dúplex-los dúplex.
  • Cuando un sustantivo termina en -y, hace su plural añadiendo -es: ley-leyes, rey-reyes, excepto jersey-jerséis.
Además, hay nombres que sólo se utilizan en singular: tez, cenit; o sólo en plural: albricias, alicates. Otros se usan indistintamente en singular o plural para referirse a un solo objeto: tijera-tijeras, pantalón-pantalones.
En ocasiones, la -s diferencia significados: el celo-los celos, la víspera-las vísperas.
MORFEMAS OPTATIVOS DEL NOMBRE
Algunos sustantivos pueden llevar distintos afijos que modifican su significado; si aparecen delante del lexema se denominan prefijos: superabuelo, desconfianza, y sufijos, si van detrás: librero, asturiano, niñez.
LA FUNCIÓN DEL NOMBRE
El nombre es el núcleo del sintagma nominal porque es la palabra más importante de éste. Puede ir acompañado de:
  • un determinante: la luna, tu cartera, algún caramelo;
  • un adjetivo calificativo antepuesto o pospuesto: hermoso día, comida salada;
  • otro sustantivo: mi amiga María, el hombre lobo;
  • un sintagma nominal o preposicional: Barcelona, la Ciudad Condal; bolso de mano;
  • una proposición adjetiva: los patines que me he comprado son pequeños.
El nombre puede realizar cualquier función sintáctica: sujeto, complemento directo, complemento indirecto, atributo, aposición, complemento agente, etc.
LA SIGNIFICACIÓN DEL NOMBRE
El sustantivo sirve para nombrar a seres, ideas o cosas que existen en la realidad o en nuestra imaginación: mariposa, hada, belleza, Dios.
CLASES DE NOMBRES
Según su significado, el sustantivo puede ser:
Común. Nombra seres u objetos de la misma clase o con iguales características: lapicero, botón.
Propio. Indica la individualidad de un ser o una cosa frente a los de su misma especie: María, Guadalquivir. Cuando se refiere a una persona, se llama antropónimo; si se refiere a un lugar geográfico, se denomina topónimo.
Concreto. Designa a aquellos seres o realidades con existencia real o imaginaria: oveja, bruja, robot.
Abstracto. Designa una cualidad, un concepto o un estado que no podemos percibir por los sentidos si no es asociado a personas, animales o cosas: blancura, virtud, libertad.
Individual. Indica un solo ser: pájaro, cerdo, huevo.
Colectivo. Designa a un conjunto de animales o cosas de la misma especie: bandada, piara, docena.
Contable. Nombra seres o cosas que podemos contar: coche, televisión, cartera.
No contable. Nombra realidades que no se pueden contar: aceite, vino, arena.
EL ADJETIVO: indica el atributo, la cualidad, ubicación  (esta carpeta) o cantidad (muchos libros) de un sustantivo.  Puede ir delante o detrás del sustantivo, pero siempre expresa una cualidad de éste, concordando con él en género y número, aunque algunos adjetivos pueden cambiar de significado según su posición: este viejo amigo – este amigo viejo (pobre, grande, simple). Muchas palabras funcionan como sustantivo o como adjetivo: los pastusos son geniales- los hombres pastusos; el isleño está exhausto – el hombre isleño está exhausto.
MORFOLOGÍA DEL ADJETIVO
El adjetivo está formado por:
  • un lexema o raíz, que indica el significado de la palabra: buen-o-s;
  • un morfema gramatical de género (masculino o femenino): buen-o-s;
  • un morfema gramatical de número (singular o plural): buen-o-s;
  • a veces, un morfema derivativo (prefijo o sufijo): buen-azo.
Estos son algunos de los sufijos que admite el adjetivo: aumentativos (dulzón), diminutivos (feíto), despectivos (fortachón, ,debilucho), de gentilicios (pupialeño, pastuso), etc.
Muchos adjetivos se han formado a partir de sustantivos o de verbos: calizo (cal), quejica (queja), ahorrativo (ahorrar), riqueza (rico), pena (penoso), ternura (tierno)
Aquí tienes un ejemplo de un adjetivo compuesto por un lexema y distintos tipos de morfemas:
Sufijos del adjetivo: buenacitas
lexema
Morfema derivativo
(sufijo diminutivo)
morfema gramatical de género femenino
morfema gramatical de número plural
Buen-
-ecit-
-a-
-s


CLASIFICACIÓN MORFOLÓGICA DEL ADJETIVO
Por su terminación: Variable: en género (bueno, buena)y número (buenos, buenas); invariable: en género: feliz, feliz y en número: feliz, felices).
Por su composición: Simple: útil; compuesto: inútil, agridulce…
Por su derivación: primitivo: azul, verde, amarillo, rojo; derivado: azuloso, verdoso, rojizo…; parasintético: descorazonado.
EL GÉNERO Y EL NÚMERO DEL ADJETIVO
Género: El adjetivo adopta el género del sustantivo al que acompaña (gata blanca).  El género se indica mediante la oposición de morfemas:
  • o/a: barato, barata; salado, salada.
  • Ø/a: agresor, agresora; comprador, comprador
Algunos adjetivos son invariables, lo que significa que una sola forma sirve para los dos géneros: cuaderno verde, hierba verde; bombero audaz, muchacha audaz. , verde, azul, temible, sagaz, fugaz.
Número: Los adjetivos forman su plural añadiendo:
  • -s, si el singular termina en vocal: amigables, pequeños.
  • -es, si el singular finaliza en consonante: juveniles, retadores.
La concordancia del adjetivo con el sustantivo
Como ya sabes, el sustantivo y el adjetivo que lo acompaña tienen que concordar en género y número: casa alta, viaje corto. Pero hay casos particulares de concordancia a los que hay que prestar especial atención. Son los siguientes:
Cuando el adjetivo complementa a dos o más sustantivos singulares del mismo género, debe tomar la forma masculina o femenina en plural: mi libro y tu cuaderno son pequeños; las simpáticas Ana y Mercedes.
Pero si un sustantivo es masculino y el otro femenino, la concordancia debe hacerse en masculino plural: ¿Has visto la falda y el saco  nuevos?
LOS GRADOS DEL ADJETIVO
La cualidad de algunos adjetivos admite grados, es decir, el adjetivo puede presentar las cualidades de un sustantivo con distintas intensidades:
Grado positivo. Presenta la cualidad en un término medio, sin cuantificarla: El cuadro es bonito.
Grado comparativo. Establece una relación entre la cualidad de dos sustantivos, mediante la colocación de un adverbio delante del adjetivo (más, menos, tan), en correlación con una conjunción comparativa (que, como):
  • de igualdad: tan grande como;
  • de superioridad: más alto que;
  • de inferioridad: menos pesado que.
Grado superlativo. Muestra la cualidad en su grado más alto:
  • de forma absoluta, sin compararlo con nada, mediante el sufijo -ísimo, un prefijo (re-, requete-, super-, sobre-) o un adverbio + un adjetivo: buenísimo, requetelisto, extremadamente limpio, muy risueño;
  • de forma relativa, en relación con otros: Jacinta es la más inteligente de la clase.
Algunos comparativos y superlativos irregulares
Algunos adjetivos hacen el comparativo y el superlativo con palabras cultas procedentes del latín, y ciertos superlativos cultos alternan con otros populares: antiquísimo - muy antiguo, misérrimo - muy mísero, paupérrimo – pobrísimo.
Aquí tienes algunos ejemplos de comparativos y superlativos irregulares:
Grados del adjetivo
grado positivo
grado comparativo
grado superlativo
bueno
Mejor
óptimo
Malo
Peor
pésimo
grande
Mayor
máximo
pequeño
Menor
mínimo


EL APÓCOPE DEL ADJETIVO
Los adjetivos buenomalo, grande se apocopan (pierden su vocal final) delante de un sustantivo masculino singular: buen amigo, mal final, gran día; santo no se apocopa siempre: san Pedro, pero no *san Tomás, sino santo Tomás.
FUNCIÓN DEL ADJETIVO
Cuando el adjetivo acompaña a un sustantivo, tanto si va antepuesto (delante) como si va pospuesto (detrás), lo complementa, funcionando como un adyacente: bonito libro, leche caliente.
Si no acompaña a ningún sustantivo, forma un sintagma adjetivo independiente, del que es el núcleo: es muy listo; es fácil de imitar.
SIGNIFICACIÓN DEL ADJETIVO
El adjetivo expresa cualidad, acción, efecto, estado, etc., del nombre al que acompaña.
Distinguimos entre:
  • Adjetivo especificativo. Delimita el contenido del sustantivo, aportando una información necesaria: muchacha encantadora, fiesta musical.
  • Adjetivo explicativo. Expresa una cualidad que asociamos con el sustantivo; se podría prescindir de él porque su función es solo expresiva. Suele ir antepuesto al sustantivo: negro carbón, florido mayo, negro azabache. Este adjetivo se conoce con el nombre de epíteto que es un ornamento que da colorido a la expresión si no es reiterativo y cursi por su repetida utilización: distinguida dama, esforzado guerrero, verdes praderas…
En ocasiones, a repetición de un adjetivo puede tener un valor expresivo: Pedro está loco, loco.
CLASES DE ADJETIVOS
Calificativos: expresan características, atributos o cualidades físicas o morales inherentes (explicativos: cielo azul, cometa fugaz, blanca nieve, negro azabache) o no connaturales al sustantivo (especificativos: árbol frondoso, niño precoz).
Determinativos: precisan el significado del sustantivo.
Numerales: cardinales, ordinales, múltiplo (doble, triple, cuádruple..), partitivos (idea de división: doceavo, quinceavo…), distributivos (sendos), colectivos (agrupación: docena, mil, ciento, veintena…),
Gentilicios: indican lugar u origen.
Posesivos: señalan posesión o pertenencia: mío, tuyo, suyo, mi, tu, sus, nuestro, etc.
Demostrativos: señalan la situación de los objetos o personas en relación con la persona del coloquio: este, ese, aquel, aquella, aquellos, aquellas, esta, estas, etc.
Indefinidos: designan personas o cosas en forma vaga: algún, algunos, algunas, muchos, pocos, pocas, etc.
Relativos: son los que se refieren a un sustantivo o elemento sustantivado previamente expresado, llamado antecedente. La tierra que compré, la ciudad donde nací..(cuando, el cual).
LA ADJETIVACIÓN
Es un proceso paralelo a la sustantivación, por el que otros tipos de palabras funcionan como adjetivos: sustantivos: ser hombre rana es peligroso; adverbios: está de moda entre los niños bien.
FUNCIONES DEL ADJETIVO
En la gramática generativa se ha visto que el adjetivo sólo interviene en una clase de oraciones nucleares.
O: SN (Det. +  Nombre= la noche) + SP (cópula + sintagma adjetivo = está estrellada). Se llama sintagma adjetivo porque está compuesto de un lexema y de los morfemas de género y número.
EL VERBO
El verbo es el núcleo del predicado. En una oración, expresa la acción que realiza el sujeto; también indica permanencia o estado.

FORMA
Presenta formas simples, que constan de una sola palabra: canto, temía, partiré; formas compuestas constituidas por dos o más palabras y que son los llamados tiempos compuestos: he cantado, hubiera temido, habrá partido y además perífrasis verbales: tengo que cantar, volvió a temer, voy a partir. Admite las categorías gramaticales de tiempo (presente, pasado, futuro, copretérito, pospretérito), modo (indicativo, subjuntivo e imperativo) y voz (activa y pasiva),  además de las de persona (yo, tú, el…), que comparte con los pronombres personales y posesivos, y la de número que se da también en el sustantivo y el adjetivo. Carece de género, excepto el participio (cantado, cantada).
Las formas verbales constan de un lexema o raíz que encierra el significado léxico del verbo y de formantes constitutivos, desinencias o morfemas que aportan la información gramatical varía: número, persona, tiempo, modo y aspecto. Entre el lexema y los formantes constitutivos se sitúa la vocal temática que informa sobre  la conjugación a la que pertenece el verbo y que aparece sin alteración en el infinitivo (cantar, jugar). El verbo admite formantes facultativos y constituyentes.
Los formantes facultativos son prefijos: des- deshacer, re- rehacer, ante- anteponer, contra- contraponer, en- ensuciar, em- embarcar, entre- entreabrir, inter- intercambiar, pre- prever, tras- trasnochar, sub- subestimar, sobre- sobrecargar, y sufijos: -ear, vocear, lloriquear; -ecer, favorecer, oscurecer; -ejar, cotejar, bosquejar; -guar, santiguar, amortiguar; -ificar, bonificar, cuantificar; -uar, actuar, conceptuar; -iar, carbonizar, economizar.
Los formantes constituyentes o gramaticales pueden ser:
1) Desinencias, morfemas flexivos que se añaden al tema (lexema + vocal temática) para indicar: tiempo (presente, pasado o futuro), modo (indicativo, subjuntivo, e imperativo), número (singular o plural) y persona (primera, segunda o tercera2) Sufijos verbales (-ar, -er, -ir del infinitivo; -ando, -endo del gerundio y -ado, -ido del participio), terminaciones propias de las formas no personales del verbo, llamadas también verboides.
3) Verbos auxiliares: Los tiempos compuestos de los verbos y la pasiva se construyen en español mediante verbos auxiliares (haber y ser) y el participio del verbo que se conjuga. Por lo tanto, estos verbos auxiliares están gramaticalizados; es decir, han perdido su significado propio y han pasado a ser meros morfemas de la forma verbal que le sigue —el auténtico verbo—, indicando el tiempo, modo, número y persona de la forma compleja verbal resultante.
Los verbos pueden ser de diferentes clases: regulares, irregulares, defectivos, auxiliares, copulativos, transitivos, intransitivos, pronominales, entre otros.
Desde un punto de vista formal los verbos pueden ser regulares, irregulares y defectivos. Según criterios morfosintácticos, los verbos se clasifican en verbos auxiliares, plenos, copulativos, predicativos, transitivos, intransitivos, pronominales, regulares, irregulares y defectivos, y según su significado léxico en verbos perfectivos e imperfectivos, incoativos, frecuentativos e iterativos.
Los verbos defectivos no son verbos irregulares desde el punto de vista formal, sino que carecen de algún tiempo o persona; unas veces, por su especial significado, y otras, por dificultades de pronunciación. Así, son defectivos los verbos impersonales que, por su significación de fenómenos atmosféricos o de naturaleza sólo se utilizan en tercera persona de singular: amanecer, anochecer, llover, nevar, tronar, granizar... Hay otros verbos defectivos de uso frecuente: balbucir, balbucí; agredir, agredió; abolir, abolió; transgredir, transgredió; atañer, atañe; concernir, concierne; soler, suele, solía, solió.
Los verbos plenos son aquellos que poseen contenido semántico pleno: comer, golpear, llorar, dormir.
Los verbos predicativos son los que tienen significado pleno y constituyen el núcleo sintáctico y semántico del predicado: el perro duerme, el obrero trabajaba.
Los verbos pronominales son los que se construyen con pronombres reflexivos, de igual persona que el sujeto del verbo: marcharse, arrepentirse, avergonzarse, alegrarse, asombrarse... A este grupo pertenecen los verbos reflexivos, que los hay de dos tipos: reflexivos formales, los que tienen forma reflexiva pero no valor reflexivo; la acción no recae sobre el sujeto que la realiza: Juan se atreve; y reflexivos gramaticales, aquellos en los que el sujeto es a la vez objeto de la acción: lavarse, peinarse...: Sergio se lava. Daniel se peina. Verbos recíprocos son los que implican a varios sujetos que realizan la misma acción y la reciben mutuamente: Daniel y Sergio se pelean.





EL ADVERBIO
 Forma
El adverbio es una parte invariable de la oración; es decir, mantiene la misma forma independientemente de la palabra a la que acompañe.
Se presenta en dos formas:
  • Simple: si está compuesto solo por un lexema (hoy).
  • Compuesta: si está formado por derivación, sufijación o es una locución adverbial (alegremente; de vez en cuando).
Sólo unos pocos adverbios admiten un morfema diminutivo (-ito, -illo): tempranito, poquillo, o superlativo (-ísimo): muchísimo, tardísimo.
Algunos se apocopan: tanto y cuanto pierden su última sílaba si van delante de un adjetivo o un adverbio (tan enfermo, cuan largo era), y mucho se convierte en muy (muy importante); igualmente, cuando dos adverbios terminados en -mente van juntos, el primero pierde esta terminación: lisa y llanamente.
Las locuciones o frases adverbiales son grupos de palabras cuyos elementos no podemos separar porque equivalen a adverbios y funcionan como tales:

a buen seguro, a ciencia cierta ,a duras penas, a escondidas , a la chita callando, a las claras ,a pie juntillas, de cabo a cabo,  de cuando en cuando, de memoria , de repente, en balde,  hoy por hoy,  poco a poco, según y como, etc.

 Función
El adverbio puede complementar a:
  • un verbo: ve despacio;
  • un adjetivo: es demasiado lento;
  • otro adverbio: canta muy bien.
3. Significación
Los adverbios precisan o determinan de forma clara la significación del verbo, adjetivo o adverbio al que complementan. Pueden expresar lugar, tiempo, cantidad, modo, afirmación, negación y duda.
Los adverbios de lugar y tiempo son deícticos, señalan proximidad o lejanía con respecto a un espacio o a un tiempo (aquí / allí; antes / después).
Clases de adverbios


De lugar
aquí, allí, ahí, acá, allá, cerca, lejos, delante, detrás, abajo, arriba, fuera, dentro, enfrente, donde, adonde, alrededor de, etc.
De tiempo
anteayer, ayer, hoy, mañana, antes, ahora, después, luego, mientras, cuando, pronto, ya, entonces, recién, siempre, etc.
De cantidad
muy, mucho, poco, algo, bastante, demasiado, harto, además, nada, más, menos, tanto, tan, cuanto, cuan, apenas, casi, etc.
De modo
bien, mal, deprisa, despacio, mejor, peor, adrede, aposta, así, como, según, conforme, duro y muchos terminados en -mente.
De afirmación
sí, cierto, ciertamente, efectivamente, afirmativamente, sin duda, verdaderamente, también, claro, etc.
De negación
no, nunca, jamás, tampoco, absolutamente, apenas, etc.
De duda
acaso, quizá, quizás, tal vez, a lo mejor, probablemente, igual, etc.


EL PRONOMBRE
Como ya sabes, el pronombre es la parte de la oración que puede ocupar el lugar del nombre, es decir, que lo sustituye: Él (Juan) llegó tarde. Su significado, por tanto, depende del contexto, pues un pronombre puede hacer referencia a una persona, a un animal o a una cosa.
FORMA
1ª persona del singular: yo, me, mí, conmigo.
1ª persona del plural: nosotros/nosotras, nos.
2ª persona del singular: tú/usted/vos, te, ti, contigo.
2ª persona del plural: vosotros/vosotras/ustedes, os.
3ª persona del singular: él/ella/ello, lo/la, le/se/sí, consigo.
3ª persona del plural: ellos/ellas, los/las, les/se/sí, consigo.
Algunos pronombres admiten variación de género: nosotros(as), vosotros(as), ellos(as); otros no: yo, tú, ustedes, me, sí, etc.
FUNCIÓN
Los pronombres desempeñan la misma función que un sustantivo. Pueden hacer de sujeto: yo estudio; complemento directo: te vieron; indirecto: nos trajeron un regalo, etc.
Cada pronombre puede hacer determinadas funciones pero no todas. Solo pueden ser sujeto: yo, tú, usted, él, ella, ello, nosotros, nosotras, vosotros, vosotras, ustedes, ellos, ellas; otros pueden ser solo complemento directo, indirecto o circunstancial.


SIGNIFICACIÓN
En singular, la primera persona se refiere al que habla (yo); la segunda, a aquel a quien se habla (tú), y la tercera, a aquel o a aquello de lo que se habla (él). En plural, la primera persona incluye al hablante más otros (nosotros); la segunda, al oyente más otros (vosotros), y la tercera, a un conjunto en el que no se incluyen ni el hablante ni el oyente (ellos).
USOS Y VALORES
Me, te, se, nos, os, se son reflexivos en oraciones en las que el sujeto realiza y recibe la acción: yo me lavo; ella se peina el pelo.
Nos, os, se son recíprocos (mutuos) en oraciones cuyo sujeto está en plural o es múltiple y la acción que realiza cada uno de ellos recae en los demás, y viceversa: Nosotros nos tuteamos; Ana y Marcos se cartean.
En casi toda España, para dirigirse a una segunda persona con la que se tiene confianza se utiliza o vosotros, y para indicar respeto o distanciamiento, usted o ustedes. Andalucía, Canarias y algunas zonas de América sustituyen vosotros por ustedes; en otras zonas de América vos se utiliza en lugar de (voseo): vos dirás.
Las formas usted y ustedes se combinan con la tercera persona verbal en lugar de con la segunda (aunque pertenezcan a esta): pase usted primero; ustedes nos invitaron ayer.
Los pronombres lo, la, le, como complemento directo o indirecto: para expresar el complemento directo hemos de utilizar los pronombres lo, la, los y las. La Academia admite también el pronombre le cuando se refiere a personas, pero no cuando se refiere a cosas (leísmo):
—¿Has visto mi nuevo sombrero?
—Sí, *le he visto.
Para el complemento indirecto hemos de utilizar los pronombres le (para el masculino o femenino singular) o les (para el masculino o femenino plural). Se consideran usos incorrectos utilizar lo (loísmo) para el masculino singular: *Lo di un beso; o la (laísmo) para el femenino singular: *La di diez euros para ir al cine.
Ello no sustituye a un sustantivo, sino a una proposición: Carlos tuvo un comportamiento ejemplar; ello (tener un comportamiento ejemplar) satisfizo a su abuelo. En la actualidad apenas se usa (fuera de la escritura culta) y suele sustituirse por esto, lo que, etc.
El pronombre se sustituye en muchos casos a le, pero puede tener otros valores: reflexivo (ella se lava), recíproco (ellos se hablan), impersonal (se come bien aquí), de pasiva refleja (se venden pisos), etc.
ORTOGRAFÍA
Los pronombres átonos se unen a las formas verbales cuando van detrás de estas, pero no cuando las anteceden: asómbrame pero me asombra; díjotelo pero te lo dijo.
Conmigo, contigo y consigo se han formado a partir de la unión de la preposición con, un pronombre y la preposición con otra vez (porque en latín la preposición con (cum) se ponía después del pronombre, por ejemplo: me cum > con me cum > conmigo). Hoy lo escribimos siempre como una sola palabra.
El pronombre se debe anteponerse a los pronombres me y te; no hacerlo se considera un vulgarismo: se me escapó; se te fueron.
LA PREPOSICIÓN

CARACTERÍSTICAS


  • Son elementos relacionantes; es decir, que ponen en relación una palabra con otra: la casa de Pedro.
  • Son invariables: no tienen género, número... Es decir, no llevan desinencias: La casa de los primos.
  • Subordinan nombres El libro de lengua, pronombres (saldré contigo), oraciones con verbos en forma no personal (digna de ser amada), complementos (directo: amo a Luisa; indirecto: le regalé un libro a Teresa; circunstancial: Miraba el libro con atención; determinativo: entrada con descuento).
  • Subordinan proposiciones sustantivas: La idea de que viniera conmigo me emocionaba.
  

 

CLASES DE PREPOSICIONES


  •        Estas son  las preposiciones propias del español:

a, ante, bajo, con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para, por según, sin sobre, tras.

Seguramente en la lista que aprendiste en la escuela se incluían cabe y so. Cabe se ha sustituido por junto: está cabe la puerta; está junto a la puerta. En lugar de so se utiliza bajo: está so la mesa; está bajo la m esa.

So y cabe son arcaísmos; es decir, palabras antiguas que ya no se utilizan. So se sigue usando en expresiones como so pena de...; so pretexto de...

También existen preposiciones que no se encuentran en la lista anterior. Sin preposiciones nuevas. Helas aquí:

Preposición
Significado
Ejemplo
Vía
por medio de (por)
camino (por)
el aprobado se consigue vía estudio
el tren va a Vigo vía Medina del campo
Durante
tiempo (en)
me divierto durante las vacaciones
Mediante
por medio de (por)
Lo conseguirás mediante el trabajo
Pro
en defensa de (por)
sorteo pro viaje de fin de estudios

La preposición SEGÚN: es la única tónica y la única que puede combinarse con un verbo: según fuentes oficiales; se iban sentando según iban llegando; según el profesor…


  •        Estas son las preposiciones impropias

·         También se llaman  locuciones prepositivas; están constituidas por dos o más palabras que forman un conjunto indivisible.
·          
·         a causa de: se suspendió la carrera a causa de la lluvia
·         gracias a: Conseguí aprobar gracias a Teresa.
·         rumbo a: saldrá rumbo al pueblo.
·         en compañía de: me encontré en compañía de mis amigos.
·         delante de: estoy delante de Luis.
·         acerca de: se habló acerca de la película.
·         detrás de: se encuentra detrás de la puerta. 
Estas locuciones prepositivas pueden sustituirse por una preposición. Ejemplo: se suspendió la carrera a causa de la lluvia: se suspendió la carrera por la lluvia.
  
  •        Las locuciones prepositivas más usuales

Preposición
Locución
Ejemplo
Tras
detrás de
después de
Tu casa está tras la mía
En la cola, yo iba tras de ti
sobre
encima de
acerca de
Lo encontrarás sobre la mesa
La conferencia trata sobre música
contra
en contra de
Mi equipo juega contra el tuyo
Bajo
debajo de
El cuaderno está bajo el libro
Ante
delante de
Se colocó ante el jefe


  •        Errores más usuales en el uso de las preposiciones

  1. 1.    La construcción a por es muy común en España: Voy a por la niña.
  2. 2.    La preposición a no se puede usar como complemento de otro sustantivo. Ejemplos:

  • avión a reacción: avión de reacción, avión por reacción
  • cuestiones a tratar: cuestiones por tratar
  • problemas a resolver: problemas por resolver.
  • camisa a rayas: camisa de rayas

Este uso de a decimos que es un galicismo (su uso es normal en francés)

  • el uso de la preposición de puede dar lugar a casos de dequeísmo.
  • contra más estudio menos apruebo: uso incorrecto. Se debe decir cuanto más estudio.

  •        Las preposiciones no admiten adjetivos

  • Como sabemos, los adjetivos acompañan a los nombres: mesa grande, libro interesante...

  • La construcción de algunas preposiciones con adjetivo es muy corriente; no debemos olvidar que es incorrecta.

Ejemplos:

·                 Pedro está detrás tuyo ------------ está detrás de ti
·                 Se puso delante mío -------------- delante de mí
·                 El libro está debajo tuyo ---------- debajo de ti

·         Otras preposiciones que se usan incorrectamente: encima, enfrente, después.
EL ARTÍCULO
Cuando un nombre o sustantivo aparece sin determinantes, nos imaginamos algo abstracto, que solo existe en nuestra mente (libro); pero cuando encontramos ese mismo nombre acompañado por un antecedente, como puede ser un artículo, se convierte en algo concreto y cercano a nosotros (el libro).
FORMA DEL ARTÍCULO
Los artículos pueden ser determinados o indeterminados. Los primeros se utilizan cuando el sustantivo al que acompañan nos es conocido (la deportista); el segundo, cuando nos es desconocido (una deportista). Partiendo de esta clasificación, el artículo presenta las siguientes formas:
Artículos determinados

masculino
femenino
neutro
singular
el
la
lo
plural
los
las
los*



Artículos indeterminados

masculino
femenino
singular
un
una
plural
unos
unas



Artículos contractos
al
del
formado por la preposición a + el artículo el
formado por la preposición de + el artículo el


FUNCIÓN DEL ARTÍCULO
El artículo es un determinante que acompaña a un sustantivo, informando por anticipado de cuál es el género y el número de éste: el balón, la canasta, los espectadores, las amigas.
Si va delante de otras palabras que no sean sustantivos, hace que estas funcionen igual que si lo fueran; es decir, las sustantiva. Amarillo e infeliz, por ejemplo, son dos adjetivos, y es un adverbio; pero si les ponemos delante un artículo, se convierten en nombres o sustantivos: el amarillo, la infeliz; le dio el sí.
Cuando el artículo el lleva delante las preposiciones a o de, se contraen y dan lugar a los artículos contractos al o del. Estos siempre forman parte de un sintagma preposicional: mañana saldremos al campo; la puerta del colegio está cerrada. Al hacer un análisis sintáctico, cada uno de los elementos que componen un artículo contracto se debe analizar por separado: la preposición es un enlace; y el artículo, un determinante.
SIGNIFICACIÓN DEL ARTÍCULO
El artículo no tiene por sí mismo ningún significado.
Como ya hemos dicho, utilizamos el artículo determinado cuando el sustantivo al que acompaña nos es conocido: el colegio, la plaza, los columpios, las mochilas.
El artículo indeterminado lo usamos cuando el sustantivo nos es desconocido: unas gafas, un país. En ocasiones su significado es idéntico al de un determinante indefinido o numeral: deme un periódico, no dos.
Algunas observaciones sobre el artículo
El artículo es necesario cuando el sustantivo va en singular; sin embargo, podemos prescindir de él si el sustantivo es plural: decimos leí un libro y no *leí libro, pero tan correcto es decir: leí libros como decir: leí unos libros.
Cuando la palabra que sigue al artículo es un sustantivo femenino, en singular, que comienza por a o ha tónicas, es decir, acentuadas, la forma del artículo que hemos de poner es el o un: el agua está fría; un hada le dio con su varita mágica. Pero si entre el artículo y el sustantivo ponemos un adjetivo, o utilizamos el sustantivo en plural, la forma que hemos de elegir es la femenina: la fría agua; unas hadas.
En español no se considera elegante, sino vulgar, utilizar el artículo delante de un nombre propio de persona: Pepa, Juana; pero no *la Pepa ni *la Juana.
Si el nombre propio está formado por el artículo el seguido de un sustantivo, como El Mundo, El Cairo, etc., y debemos poner delante las preposiciones a o de, estas no se unen al artículo para formar el contracto: la noticia la he tomado de El Mundo; en verano voy a El Cairo.
La mayoría de las frases que decimos contiene alguna conjunción, y las interjecciones son casi imprescindibles en el lenguaje hablado. Sin embargo, a veces, pasan casi inadvertidas y muy a menudo no les concedemos la importancia, que, como cualquier otro tipo de palabras, tienen. Con las conjunciones relacionamos palabras, sintagmas u oraciones. Con las interjecciones expresamos sentimientos de asombro, sorpresa, miedo, dolor, etc.
LAS CONJUNCIONES
Forma
Son palabras invariables, que, dependiendo de su forma, pueden ser de dos tipos:
  • Simples: ni, mas.
  • Compuestas. Se forman por la unión de dos palabras: aunque (aun + que), sino (si + no), o bien pueden ser locuciones conjuntivas, grupos de palabras que han perdido su significado primitivo y se han convertido en nexos: a pesar de, así es que, etc.
Función
Las conjunciones enlazan y relacionan palabras, sintagmas u oraciones.
Significación
Establecen una relación de coordinación o subordinación entre los elementos que enlazan. Cuando las conjunciones unen palabras o sintagmas, la relación suele ser de coordinación (Es aconsejable comer fruta y verdura todos los días); si unen oraciones, puede ser de coordinación (Cuando llegue a casa, haremos la compra o limpiaremos la casa) o de subordinación (El profesor esperó para que pudieran hablar con él).
Clasificación
Coordinantes. Los elementos que unen son de la misma categoría (palabras, sintagmas, frases) y tienen sentido independiente: Me gusta tomar el sol en la playa, pero prefiero bañarme en la piscina.
Subordinantes. Relacionan una oración con una palabra u otra oración, indicando que depende de ella y la complementa: Te perdonó a pesar de que estaba muy enfadado.
Conjunciones coordinantes
Tipos
Nexos
Copulativas: suman o enlazan elementos.
y, e (cuando la palabra siguiente comienza por i o hi), ni.
Disyuntivas: introducen una oposición o diferencia entre dos cosas entre las que tenemos que elegir.
o, u (cuando la palabra que le sigue empieza por o).
Distributivas: relacionan reiterativamente dos términos que se dan como opciones.
ya ... ya, bien ... bien
Adversativas: conectan oraciones entre las que se expresa una oposición o contrariedad.
mas, pero, aunque, sino
Explicativas: introducen una aclaración a lo dicho anteriormente.
es decir, o sea, a saber, esto es

Conjunciones subordinantes
Tipos
Nexos
Completivas: introducen oraciones sustantivas.
que
Causales: preceden a oraciones en las que se explica algo.
porque, ya que, puesto que, supuesto que, pues, como, etc.
Consecutivas: introducen oraciones que expresan una consecuencia.
luego, conque, pues, por consiguiente, así pues, así que, etc.
Finales: anteceden a oraciones que explican para qué el sujeto realiza algo.
para que, a fin de que, con el fin de que, a que, que, con vistas a que, etc.
Condicionales: introducen una condición para que se cumpla lo expuesto en la oración principal.
si, con tal de que, siempre que, en el caso de que, a menos que, a condición de que, etc.
Concesivas: preceden a oraciones que presentan una objeción u obstáculo a lo expresado en la oración principal, sin impedir su realización.
aunque, a pesar de que, aun cuando, si bien, bien que, etc.
De lugar: introducen oraciones que implican una noción espacial.
donde, adonde
Temporales: preceden a oraciones que expresan tiempo.
cuando, mientras, antes (de) que, después de que, etc.
Modales: introducen oraciones que explican el modo en que se realiza la oración principal.
como, según, de modo que, tal y como, etc..
Comparativas: conectan elementos entre los que se establece una relación de superioridad, igualdad o inferioridad.
más ... que, mayor ... que, mejor ... que, tanto ... cuanto, tan(to) .. .como, así ... como, menos ... que, menor ... que, peor ... que.


LA INTERJECCIÓN
Forma
Son palabras invariables que, por su significado, por las ideas que expresan, aparecen entre signos de exclamación.
Pueden ser de tres tipos:
  • Propias. Palabras que siempre se usan como interjecciones: ¡Ah!, ¡Ay!
  • Impropias. Palabras o frases que utilizamos a veces como exclamaciones, pero que normalmente no lo son: ¡Alto!, ¡Demonios!, ¡Hombre!, ¡Naranjas de la China!, ¡Qué remedio!
  • Onomatopeyas. Palabras que imitan distintos sonidos:¡Pum!, ¡Miau!, ¡Chas!
En ocasiones, una interjección puede usarse repetida para recalcar una idea, como ¡Ja, ja, ja!, que expresa risa, burla o incredulidad.
 Función
Las interjecciones funcionan como oraciones independientes.
Significación
Con ellas expresamos emociones o sentimientos, de alegría, dolor, sorpresa, enojo, deseo, repugnancia, cansancio, etc., o imitamos ruidos: ¡Ajá!, ¡Digo!, ¡Maldición!, ¡Ojalá!, ¡Puaf!, ¡Uf! ¡Zas!, ¡Zasca, ¡Uaaah!, ¡Cloc!; intentamos llamar la atención de los demás: ¡Psss...!; aplaudimos o incitamos a alguien para que haga algo: ¡Bravo!, ¡Olé!, ¡Chitón!, ¡Aire!, ¡Ánimo!, ¡Aúpa!; saludamos a alguien o nos despedimos: ¡Hola!, ¡Adiós!, ¡Chao!
BIBLIOGRAFÍA
  • COMUNICACIÓN. Prof. Juan Luis Fuentes.
  • GRAN ENCICLOPEDIA EDUCATIVA. Sección gramática.
  • LENGUAJE ICFES.
  • GRAMÁTICA DE LA LENGUA CASTELLANA
  • ENCICLOPEDIA ENCARTA.
  • LARAUSE DE LA CONJUGACIÓN.


1 comentario:

  1. Para mi es una muy buena informacion en la lengua española y para todos sus elementos principales.





    gracias.

    ResponderEliminar